Inicio Sobre este blog

blog recibido ok

Mugarra consulting

volver a la web

¿El dinero te empuja, estabiliza o contrae?

Publicado por Isabel el 5 noviembre de 2014 | General | No hay comentarios

La pasta

El dinero, entendido como cualquier tipo de recompensa, no es un factor de motivación externo, es un medio de cambio. Yo hago una cosa y tú me das otra. Es decir es un instrumento a través del cual yo puedo conseguir cosas valiosas para mí. Es indudable, por tanto que lo necesitamos para vivir, ¿Cuánto?. Eso ya depende de cada persona. Además sirve para medir cuánto valen esas cosas. Tiene, en consecuencia, dos funciones: es un medio de cambio y nos muestra el valor de las cosas.

 

En las organizaciones, el dinero nos muestra dos mensajes, me pagan por mi trabajo y valgo lo que me pagan. Con todos los conflictos que ello conlleva: ¿Por qué es mi trabajo menos importante que el tuyo?. Respuesta: porque si yo lo hago mal las consecuencias para la organización serán peores que si tu lo haces mal; pregunta: ¿entonces si lo haces mal te rebajaran el sueldo?, respuesta: no, no me dan el incentivo; pues a mí cuando las cosas van mal pueden echarme. Es en definitiva una fuente de conflictos intrínseca a cualquier organización y como tal debe ser tratada.

 

Lo que quiero decir con esto es que el dinero sirve para impulsar hacia algo, no es ni siquiera una zanahoria, y además empuja de diferente manera dependiendo del dinero que reciban las personas, del valor que le otorguen y de su percepción de si es o no justo lo que reciben por su trabajo.  Hay que tener en cuenta que una organización es un ente social, y si cada uno empuja para un lado…volvemos nuevamente al conflicto.

 

El dinero lo que si proporciona es seguridad y estabilidad a las organizaciones, lo cual es algo de agradecer en estos tiempos que corren, da la posibilidad de comprar nuevos equipos, formar a las personas y dedicar tiempo a la innovación y la mejora, en lugar de estar apagando fuegos.

 

Por último, además de ser una fuente de conflicto intrínseca, como ya has podido comprobar, es una fuente de contracción de desmotivación.  No conozco un sistema salarial con o sin incentivos que guste o con el que puedan identificarse todas las personas que integran una organización, tendemos casi siempre a compararnos con la persona de al lado o con la que trabaja en frente.

 

El dinero es fundamental para tener una vida digna pero no es un factor para motivar.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

Comentarios

Añadir comentario