Inicio Sobre este blog

blog recibido ok

Mugarra consulting

volver a la web

Los cinco males de la motivación o seis o siete…vaya usted a saber. Motivación IV

Publicado por Isabel el 11 febrero de 2015 | Persona | 2 comentarios

 Interrumpida conexión

Sigo con la serie de post sobre motivación, se nota que es un tema que me motiva.

Veo, leo y compruebo los grandes esfuerzos y recursos destinados a la gestión y a la innovación en el desarrollo de personas o de políticas de Recursos Humanos. Aunque tengo que decir a este respecto que las personas no se gestionan. Hay normas, la ISO 10667, premios de excelencia sobre motivación y muchos ejemplos de buenas prácticas. Todo lo cual es muy loable e inspira y permite que aprendamos las personas como yo que nos dedicamos a este trabajo.

 

Lo que te cuento a continuación es absolutamente discutible y creo que de eso se trata, de pensar como lo estamos haciendo y cuestionarnos los modelos que yo personalmente he introyectado de una u otra forma.

 

Bueno esto es lo que he pensado: Los cinco males de la motivación

1.- No es estática, evoluciona como la vida de las personas y de las organizaciones. Un sistema de motivación puede ser válido en el año 2012 y estar desfasado en el 2015. Imagínate que en el año 2012 se crearon equipos de trabajo (un buen sistema para aquellas personas que les motiva la autonomía y el trabajo en sí mismo) para la mejora en una organización y que se realizaron con éxito. Esta práctica se ha seguido realizando en los años posteriores. Imagínate también que a lo largo de esos años la plantilla se ha ido reduciendo debido a la crisis. El resultado es que esas personas, además de  participar en los equipos, tienen más carga de trabajo y eso puede dar lugar a que ya no motiven.

2.- No es colectiva, es individual. Los motivos son particulares de cada persona (vocación, autonomía, el reconocimiento..), eso no quiere decir que no se puedan agrupar a personas con los mismos motivos. ¿Motivación versus animación? II. Imagínate a un grupo de personas de tu organización que les impulsa el ser reconocidos y apreciados, piensa en personas concretas. Y ahora piensa en otras que lo que les impulsa es sentirse seguros en tu organización. Para complicar un poco más la cosa pueden darse muchas combinaciones, ya que es posible que te motiven varios factores a la vez. Lo que quiero decir es que no vale café con leche para todxs.

3.-La comunicación no motiva. No me canso de repetirlo. Es un sistema más de una organización, debe de encontrarse en buen estado de salud. Volvemos a la imaginación. Imagínate que te encuentras que en tu organización hay convocadas reuniones para tratar, por ejemplo, la mejora de un proceso sobre el cual tú has trabajado mucho y por causas que desconoces no te convocan. El resultado es que te vas a sentir desmotivadx para seguir trabajando sobre ello. La comunicación interna de las organizaciones puede producir desmotivación si no tiene la suficiente calidad.

4.- Las dichosas expectativas. ¿Qué esperas de tu trabajo? ¿Qué esperabas hace un año?. Siempre cambiando, en continuo movimiento, dinámicas, pero están ahí.  El mayor mal de esta variable es darlas por supuestas. Su gestión es compleja, pero son fáciles de averiguar, solo hay que preguntar, preguntar y preguntar. Si hacemos conjeturas, lo haremos desde nuestros valores, experiencia, conocimientos y tenemos muchas posibilidades de equivocarnos. Son una gran fuerza para ir en la misma dirección. No hay que dar nada por supuesto.

5.- Los eventos de organización no motivan, animan, lo cual está muy bien. Con evento me refiero a las comidas de organización, ir a jugar a cualquier cosa, celebraciones de ese tipo, que son muy positivas pero, desde mi punto de vista, no motivan. Hace unos años, debido a una formación para mandos intermedios que di en Vitoria, me llamaron para ir a un hotel para realizar una jornada para motivar a las personas de una organización de uno de los participantes. Me dijeron que esa persona había vuelto muy motivada a la vuelta del curso.  Les dije que no como es lógico y le intenté explicar que esa persona había vuelto animada por conocer en qué consiste esto de la motivación, sus dificultades, sus beneficios… y sobre todo por encontrarse con personas como él y por su necesidad de afiliación.

 

Por último, la motivación necesita de la participación de las personas, y esto para mí es un principio.

 

Nadie dijo que fuera sencillo pero es muy emocionante ver a las personas centradas en el trabajo y a gusto consigo mismas y con su organización.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

Comentarios

  • iñaki

    Hola, Isabel.
    Me ha gustado tu artículo. Me parece muy interesante el carácter dinámico de la motivación y de las expectativas. Y, por último, ¿La comunicación no motiva si es efectiva? Yo tengo comprobado en el día a día que la falta de comunicación o la comunicación inadecuada provocan la no motivación y la falta de interés.
    En cualquier caso, enhorabuena.

  • Isabel. Mugarraconsulting

    Hola Iñaki. Me alegro de que te haya gustado. Has dado en el clavo, si el sistema de comunicación e información no está en buen estado, desmotiva y además los esfuerzos que hagas para motivar no lograran sus frutos. Por el contrario, si funciona este sistema hace posible que la inversión que hagas en motivación sea rentable. Para mí personalmente la información y la comunicación, entre otras cosas, es un determinante de la motivación, un requisito, condición necesaria pero no suficiente. Un abrazo Iñaki y gracias a ti.

Añadir comentario