Inicio Sobre este blog

blog recibido ok

Mugarra consulting

volver a la web

¿motivación versus animación? (II)

Publicado por Isabel el 1 octubre de 2014 | Persona | 1 comentario

Motivación II

Siguiendo con el post anterior, voy a tratar de explicar cómo enfoco la motivación y  distribuirla en partes, para que posteriormente podamos volver a unirlas. Tómatelo con calma porque este post es largo.

 

Su definición ya la conoces,  no me voy a detener en ella.

 

Yo parto del enfoque de que es un proceso y una variable más de cualquier organización.

  • Es un proceso en el sentido de que parto de una necesidad o estímulo, lo percibo, evaluo y valoro, tomo una decisión de qué hago y para qué y actuo.  Una vez conseguido o no, verifico los resultados, evaluo el esfuerzo invertido y establezco relaciones de causalidad y vuelve a comenzar el proceso.  Como puede verse es muy similar al lanzamiento de un nuevo producto o servicio y su ciclo de vida. Por lo tanto es un proceso dinámico y como tal debe ser tratado. Ya sé que algunas personas estaréis pensando que he simplificado el proceso y que hay mas fases, que el proceso es mucho más complejo y si, tenéis razón. Entra en juego la percepción no consciente, el deseo, la congruencia o no entre conducta y esfuerzo,etc. Pero el estimulo que me ha llevado a simplificarlo, es hacerme entendible y como tal lo he percibido y he hecho mío, he tomado la decisión de reducir el proceso y actuado escribiendo lo más sencillo que he sabido. No puedo verificar los resultados, porque dependerá de si me he explicado con claridad, para ti que estás leyendo, pero el esfuerzo ha merecido la pena; y estoy motivada.

 

No me suelen gustar las citas, pero la verdad es que ésta me hace mucha gracia: “La gente muchas veces dice que la motivación no dura. Bien, tampoco nos dura el baño que tomamos, por eso lo recomendamos diariamente”. Hilary Hinton Ziglar, más conocido como Zig ZiglaR.

 

  • Es una variable mas de cualquier organización, dentro del ámbito de personas o recursos humanos o como quieras llamarlo. Para mí, personalmente, es la más importante, es el ADN que da forma a la personalidad, aparte de las variables ambientales, a toda organización. ¿Por qué es una variable tan importante? Pues porque una organización es ante todo un ente social, en el que las personas establecen un contrato, no solo laboral, sino también motivacional, lo que da como resultado su involucración o no en dicha organización.

 

Una vez dicho todo esto, voy a desmenuzarla en factores para comprenderla, pero cuidado no debes de perder de vista que sin la visión unitaria de la motivación puedes perder la perspectiva y no captarla en su totalidad.

Distingo tres tipos de factores en la motivación:

Factores trasversales:

Son aquellos que se extienden atravesando todos los estímulos de la motivación laboral.

1.- Los valores arraigados en la organización con respecto a la motivación: equidad, coherencia, confianza, compañerismo, lealtad, honradez e integridad.

2.-Expectativas: el grado de cumplimiento de lo que esperaba la persona participante al formar parte de la organización.

Factores condicionantes:

Son las variables organizativas que influyen directamente sobre la evaluación de la motivación y por tanto dependiendo del estado en que se encuentren condicionan la valoración de los estímulos.

3.- La comunicación interna: la cantidad, la calidad y su veracidad.

4.- Organización del trabajo: la planificación, el control y evaluación del trabajo.

5.- Relaciones personales: la cordialidad, el respeto y la simpatía con respecto al resto de compañeros/as más cercanos.

6.- El estilo de liderazgo: entendemos el liderazgo como una función de las personas que tienen personal a su cargo. Es la capacidad de influencia sobre el propio personal. Es una de las variables más poderosas con respecto a conseguir resultados con respecto a la  cantidad e intensidad de la motivación.

–  Factores internos versus factores externos:

Los factores internos son los estímulos que tienen origen en el interior de las persona. Se les considera necesidades. Los externos, por el contrario, son los estímulos que tienen el origen en el exterior de las personas: Te los da la organización. Dentro de los factores externos tenemos, las condiciones del entorno (recursos, horarios y la prevención de riesgos laborales) y la recompensa montería o de cualquier otro tipo (incentivos, privilegios….), lo que se llama el si/entonces. Este último factor no lo tengo en cuenta, porque como muy bien dice y ha probado Daniel Pink, el dinero solo funciona como motivador inmediato y en trabajos mecánicos y rutinarios. Así que vamos realmente a lo que nos importa, la motivación intrínseca.

Aquí distingo los siguientes factores, que son los que realmente pueden motivar:

7.- Vocación: el trabajo en sí mismo, la pasión hacia la tarea.

8.- Desarrollo profesional: el deseo de hacer mejor algo que nos interesa. El dominio.

9.- Fines: aportar algo a la sociedad a través, más allá del beneficio monetario.

10.- Autonomía: el ser dueño de tus propios actos, la libertad de elegir los limites (la tarea, el equipo, tiempo y la técnica).

11.- Reconocimiento: la necesidad de ser apreciado por tu trabajo y como persona.

12.- Afiliación: la posibilidad de relacionarte con otras personas y pertenecer a un grupo.

13.- Poder: necesidad de influir y controlar a otras personas o grupos.

14.- Seguridad: estabilidad y disminución de riesgos.

15.-Recursos: son todos aquellos elementos externos al trabajo que permiten su desarrollo eficiente.

Estos factores, no me han surgido por arte de magia, son un compendio de muchos de los grandes sabios que han estudiado este tema, Frederick Herzberg, David Clarence McClelland, Jay Galbraith, Henry Mintzberg, Mihaly Csizszentmihalyi, Daniel Pink, y Peter Senge, entre otros.

 

Para resumir:

  • La motivación es un proceso y una variable organizativa fundamental.
  • Los factores trasversales, valores y expectativas funcionan como estímulos y como criterios para verificar la conducta motivacional.
  • Los factores condicionantes, comunicación interna, organización del trabajo, relaciones personales y estilo de liderazgo, ayudan al desarrollo o inhibición de la motivación, dependiendo del estado en que se encuentren, pero en sí mismos no motivan.
  • Los factores internos, son los que me impulsan a hacer un buen trabajo.

 

Ahora, si tienes un rato, vuelve a las preguntas del post de la semana pasada  y busca el porqué de esas cuestiones y donde encajan en este enfoque y en los factores de la motivación.

Te pongo un ejemplo:

Cuando entré en esta empresa me prometieron formación y ahora que he hecho solicitudes no me admiten ninguna. ¿No están contentos con mi trabajo? Esperaba más de esta organización. Esta cuestión tiene que ver, en primer lugar, con las expectativas (1) que a esta persona le dieron al entrar en la organización, en segundo lugar le motiva el dominio (2), saber hacer mejor su trabajo, aprender, y tercero con el reconocimiento (3), duda de si está haciendo bien su trabajo.

 

La semana que viene, cerrare el círculo de esta trilogía sobre motivación y te contare en que consiste un sistema de motivación a través de la participación.

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

Comentarios

Añadir comentario