Inicio Sobre este blog

blog recibido ok

Mugarra consulting

volver a la web

¿Para qué, porqué te dedicas a lo que te dedicas y a dónde vas?

Publicado por Isabel el 3 diciembre de 2014 | Aprendizaje | 2 comentarios

 

Estación Kioto. UNO

Estación de Kioto. UNO

 

He tenido el privilegio de participar en el taller de Eugenio Molini, GAIT-lab 2014. Cuando vuelva a lanzarlo os lo recomiendo sin ninguna duda. El proceso de aprendizaje ha sido hecho con C.M.C, es decir con mucho cuidado. Te cuento el inicio y el final. Como todo diseño de proceso que se precie, se ha definido con precisión.

 

Eugenio Molini inicio el taller con el modelo conceptual que íbamos a trabajar desde el “miedo” hasta el “uno” pasando por el reduccionista, el modelo sistémico y de campo. Y a partir de este punto empezamos a trabajar con esas preguntas tan esenciales que sabe hacer y que necesitan el contacto con los demás y compartir para poder responderlas.  Casi terminó el taller con la puesta en común de uno de los dos casos reales que trabajamos desde la vocación individual y con “metodologías ágiles”, todo un lujo para los que estábamos allí y valentía y generosidad para las dos organizaciones que se brindaron. Un Co – laboratorio.  Finalizó con escucha mutua acerca de Glo-cal, Agents, Intentional, Transformation (GAIT para los amigos).

 

El resultado:

  • He definido con palabras mi vocación, es decir para qué y porqué me dedico a lo que me dedico y a dónde voy. Mi misión y mi visión.
  • He entrenado en unir el contacto, la cooperación, la colaboración. Son imprescindibles para ejercer la vocación.
  • He aprendido y disfrutado de profesionales de todo tipo y de todo el Estado que han  dado lo mejor de sí mismos. La diversión está garantizada cuando hay una intención para el bien común. Como muy bien dijo Efa, una compañera: “Yo hago croquetas con las emociones”.
  • He corroborado una vez mas lo que dice Daniel H. Pink, “La ciencia revela que el secreto de un rendimiento óptimo no radica en nuestro impulso biológico ni en nuestro impulso ante el premio o castigo, sino en un tercer impulso: nuestro deseo, profundamente arraigado, de dirigir nuestras propias vidas, de extender y expandir nuestras capacidades y de vivir una vida con una finalidad”.
  • Aparte de ser, estoy entusiasmada con el GAIT. Se ha propiciado su emergencia.

 

Como puedes comprobar el resultado es excelente y como la perfección no existe, también es  mejorable.

No te puedo contar mas, hay que experimentar y vivirlo.

 

Aquí os dejo enlaces de otros compañeros que también han escrito sobre ello con mucha sapiencia:

– Jose Miguel Bolivar: GAIT: Aprendiendo sobre el uso creativo del dolor

– Aula de chefs: Cocinando organizaciones

– OAZCoaching: GAIT o ¿cómo convertir el dolor en algo positivo?

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

Comentarios

Añadir comentario