Inicio Sobre este blog

blog recibido ok

Mugarra consulting

volver a la web

¿Qué haces con el talento de tu organización?

Publicado por Isabel el 19 noviembre de 2013 | Aprendizaje | 2 comentarios

Talento

Estoy dando vueltas, de un tiempo a esta parte, acerca de lo que es el talento y de cómo se desarrolla. Se está escribiendo mucho acerca de este tema, de cómo captar personas con talento, de cómo mantenerlas en tu organización y que no se te escapen, de cómo se gestiona…y la verdad con bastante confusión.

 

He tenido la suerte de encontrarme con este trabajo de reflexión, que os presento a continuación sin hacer ninguna modificación, escrito por una joven de 17 años, que con mucho acierto clarifica en donde hay que poner el esfuerzo y las ganas para potenciar el talento que todas las personas tenemos.

 

Hoy en día el talento en la educación se asocia con ideas como: los buenos resultados académicos, el éxito en las actividades extraescolares o la capacidad de aprender algo antes que el resto de las personas o en este caso del resto de los alumnos del aula. Pero como bien dice la frase escogida para este articulo, la base del talento es la constancia. Hay personas que no coinciden con esta manera de ver el talento, ya que piensan que no es una capacidad que se consigue solo con el esfuerzo y constancia sino que es “algo con lo que se nace”, esto es, que es innato y se transmite de manera genética.

Un estudio científico realizado por el conservatorio de música de Viena, demostró que la facilidad musical demostrada en el primer año de curso por los alumnos en esta escuela musical nada tenía que ver con la capacidad o facilidad adquirida con el paso de los años, ya que no se relacionaban estadísticamente. Así pues, podemos afirmar que las capacidades musicales de cada uno de los alumnos eran debido al tiempo dedicado a la música, y no gracias a su talento innato para esta. Esto demuestra que el talento sin educación y perseverancia no es un talento sino una simple facilidad hacia esa materia, que si quiere ser transformada en talento debe ser explotada con constancia y esfuerzo.

Sin embargo, casos como el de Leonardo Da Vinci hacen dudar de si los verdaderos genios con talentos innatos existen. Ya que éste jamás acudió a la escuela, solamente recibió una formación básica sobre arte y cerámica de parte de su abuela y un maestro que lo acogió en su pequeño taller. Y, ayudado solamente por su persona, Leonardo consiguió llegar a ser uno de los grandes ingenieros de su época y de la historia. No es ese el único caso conocido de personajes que solamente con sus capacidades han sabido llegar a exprimir su talento, pero es uno de los más relevantes.

En conclusión, podemos afirmar que sin duda que existen casos de personas excepcionales como Leonardo Da Vinci que han podido llegar a lo más alto sin recibir ninguna educación, pero no podemos tomarlos a ellos como referencia, ya que son uno entre un millón. Resumiendo, el talento no se basa solamente en la genética o la facilidad que tenemos para ciertos aspectos, sino en la perseverancia y firmeza que tenemos en conseguir un propósito y que éste haga que desarrollemos nuestras capacidades con ayuda de la educación.” Maria Gonzalez de Mendibil, Batxiler 2-F

 

En definitiva hay que invertir en lo que somos buenos, potencial y realmente, y da lo mismo a través de qué herramienta lo hagamos (formación, competencias, equipos de innovación, de mejora, participación…) mientras tengas claro para que lo haces.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

Comentarios

  • Natxo Apaolaza

    Totalmente de acuerdo. El talento innato existe, pero se desarrolla de forma efectiva con la constancia, la dedicación, y la voluntad hacia los objetivos deseados.

  • Isabel.Mugarraconsulting

    Hola Natxo, muchas gracias por tu comentario y por añadir una variable muy importante al talento, que es la voluntad, es decir el “querer” desarrollarlo.
    Un abrazo. Isabel

Añadir comentario