Inicio Sobre este blog

blog recibido ok

Mugarra consulting

volver a la web

Tomar decisiones: ¿intuición, deducción, proceso?

Publicado por Isabel el 15 octubre de 2013 | Aprendizaje | 2 comentarios

Tomar decisiones

Tomar una decisión es cuestión de un segundo pero como ya te estás imaginando antes de ese instante han pasado muchas ideas, historias, sensaciones… por tu cabeza, de forma consciente e inconsciente.

 

El proceso racional que seguimos para tomar decisiones puede constar de cinco, seis y hasta siete fases dependiendo del autor/a al que consultes. Tienes por ejemplo a Browne W. que establece cinco fases: 1.- Definir el problema; 2.-Desarrollar alternativas; 3.-Valorar las alternativas; 4.-Elegir una de ellas; 5.- Tomar la decisión. A estas podemos añadir otra como encontrar la causa que ha producido el problema o elegir los criterios para valorar las alternativas. Estamos hablando de un proceso ordenado y lineal. Pero la realidad supera la ficción, como siempre.

 

Por ello me gustaría reflexionar sobre una serie de variables que influyen a la hora de tomar decisiones para dar solución a problemas complejos y que, independientemente de las fases que sigas a la hora de decidir, debes de tener en cuenta y que son tan importantes como el proceso en sí mismo.

La incertidumbre y el riesgo: cuando tomas una decisión nunca tienes la seguridad de que va a ser la acertada, porque estamos creando algo nuevo que no se ha llevado a cabo hasta ahora. Hay que asumir el riesgo.

Los datos y los hechos: conocer cuando se ha producido el problema, quien lo ha detectado, que consecuencias produce, donde se ha producido, a cuantas personas afecta, cuanto está costando…, todo esto ayuda a conocer lo que rodea a la situación a resolver, pero sobre todo a reducir la incertidumbre. En este punto tengo que hacer una advertencia, no te pierdas en recopilar datos, pocos y que te reporten información, se trata de tomar decisiones con la mayor garantía posible de éxito.

El tiempo: esta es la variable que siempre escasea y a la cual nos agarramos para tomar decisiones provisionales. Si de lo que se trata es de solucionar para siempre un problema el tiempo es una inversión, no un coste.

La intuición: no se si a tí te pasa, pero a mí de vez en cuando se me cruza una idea o se me enciende una bombilla en la mente, pero en seguida la descarto por seguir un proceso racional a la hora de tomar decisiones. Es un error, toma nota de esa idea, puede ser buena y no hay que descartarla nunca a priori.

La creatividad: esa habilidad que tenemos guardada bajo siete llaves en un baúl. Albert Einstein dijo que “no podemos resolver los problemas utilizando el mismo razonamiento que usamos cuando los creamos”. Se trata de producir algo donde antes no había nada.

 

Seguro que se te ocurren más variables que influyen en tu toma de decisiones a la hora de resolver problemas. Yo suelo seguir un proceso establecido y lineal, pero cada día me gusta más la anarquía organizada.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

Comentarios

  • Alan

    Gracias por este post Isabel … me recuerda que debo volver a leer el libro “Blink” de Malcolm Gladwell que lei hace mucho y que trata el tema de la intuición.

    Alan.

  • Isabel.Mugarraconsulting

    Gracias Alan, me alegro mucho de hacerte recordar algo que te valió en el pasado. Precisamente eso es lo que me ha ocurrido con este post, juntar varias ideas que estaban ahí dando vueltas y que ojala puedan aportar algo a ese segundo de la decisión.
    Un abrazo. Isabel

Añadir comentario