Circulares: Aprendizaje
  • No hay categorías
12/16/16

estrella fugaz

Hay tres conceptos que me gustaría compartir contigo para el 2017, con respecto a lo que pones y ves en tu trabajo, es decir tu mirada, y que, a veces, te pueden complicar o facilitar la vida: Lo imaginario, lo simbólico y lo real.

 

Lo imaginario, es el amor al trabajo a primera vista. Te gusta el nuevo proyecto, la tarea a cometer, la organización, la mejora a conseguir, no percibes lo que hay ahí fuera, los problemas que puedan surgir, la falta de recursos. Te lo imaginas fantástico, es puro orden imaginario.

 

Lo simbólico, lo que representa para ti tu trabajo. Trabajar para vivir, vivir para trabajar, una faceta más del desarrollo personal, asociado al deber, al tener. Es decir, qué significado profundo tiene para ti la palabra trabajo.

 

Lo real: conoces tu trabajo, el entorno que lo rodea, lo que te gusta y lo que no. Sientes amor hacia tu trabajo con todos los problemas que conlleva y que aparecen, y aun así no te auto engañas y lo aceptas y lo quieres.

 

Estas tres miradas son necesarias y además, en mi humilde opinión, se yuxtaponen, cambian, bailas dentro de ellas y se alternan a lo largo de la vida laboral y la enriquecen.

 

Te deseo la realidad que tú quieras, con paz, amor, alegría y libertad dentro y fuera de ti, con la cantidad e intensidad que te haga falta.

 

Felices fiestas, nos vemos el año que viene y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

04/20/15

futbolin

Hace una semana charlando con una compañera del GAIT comentamos la cantidad de oferta formativa de calidad que hay en estos momentos y que debíamos seleccionar y esta reflexión nos llevó, así como quien no quiere la cosa, a la conclusión de que hay que volver a lo básico, que parece que se nos ha olvidado. Gracias Izaskun.

 

Por eso me gustaría recordar unas ideas que ojalá estuvieran más de moda y presentes en las organizaciones:

  • El no mentir, que no es lo mismo que decir siempre toda la verdad.
  • El compañerismo, ya sea con la persona de al lado, la que está en la otra punta o en el piso de arriba.
  • El agradecimiento por la ayuda que te prestan o el favor que te han hecho.
  • El reconocimiento mutuo por el buen trabajo y el esfuerzo.
  • El poder decir esto ha salido mal, sin justificaciones añadidas.
  • Poner el foco en el trabajo, en vez de buscar culpables.

Con esto sería suficiente, o igual a ti se te ocurre alguna idea más, para que el trabajo fluya, tengas el sistema de gestión que tengas.

 

Bueno y también estaría muy bien que hubiese una guardería y un futbolín. Por pedir, que no quede.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

12/3/14

 

Estación Kioto. UNO

Estación de Kioto. UNO

 

He tenido el privilegio de participar en el taller de Eugenio Molini, GAIT-lab 2014. Cuando vuelva a lanzarlo os lo recomiendo sin ninguna duda. El proceso de aprendizaje ha sido hecho con C.M.C, es decir con mucho cuidado. Te cuento el inicio y el final. Como todo diseño de proceso que se precie, se ha definido con precisión.

 

Eugenio Molini inicio el taller con el modelo conceptual que íbamos a trabajar desde el “miedo” hasta el “uno” pasando por el reduccionista, el modelo sistémico y de campo. Y a partir de este punto empezamos a trabajar con esas preguntas tan esenciales que sabe hacer y que necesitan el contacto con los demás y compartir para poder responderlas.  Casi terminó el taller con la puesta en común de uno de los dos casos reales que trabajamos desde la vocación individual y con “metodologías ágiles”, todo un lujo para los que estábamos allí y valentía y generosidad para las dos organizaciones que se brindaron. Un Co – laboratorio.  Finalizó con escucha mutua acerca de Glo-cal, Agents, Intentional, Transformation (GAIT para los amigos).

 

El resultado:

  • He definido con palabras mi vocación, es decir para qué y porqué me dedico a lo que me dedico y a dónde voy. Mi misión y mi visión.
  • He entrenado en unir el contacto, la cooperación, la colaboración. Son imprescindibles para ejercer la vocación.
  • He aprendido y disfrutado de profesionales de todo tipo y de todo el Estado que han  dado lo mejor de sí mismos. La diversión está garantizada cuando hay una intención para el bien común. Como muy bien dijo Efa, una compañera: “Yo hago croquetas con las emociones”.
  • He corroborado una vez mas lo que dice Daniel H. Pink, “La ciencia revela que el secreto de un rendimiento óptimo no radica en nuestro impulso biológico ni en nuestro impulso ante el premio o castigo, sino en un tercer impulso: nuestro deseo, profundamente arraigado, de dirigir nuestras propias vidas, de extender y expandir nuestras capacidades y de vivir una vida con una finalidad”.
  • Aparte de ser, estoy entusiasmada con el GAIT. Se ha propiciado su emergencia.

 

Como puedes comprobar el resultado es excelente y como la perfección no existe, también es  mejorable.

No te puedo contar mas, hay que experimentar y vivirlo.

 

Aquí os dejo enlaces de otros compañeros que también han escrito sobre ello con mucha sapiencia:

– Jose Miguel Bolivar: GAIT: Aprendiendo sobre el uso creativo del dolor

– Aula de chefs: Cocinando organizaciones

– OAZCoaching: GAIT o ¿cómo convertir el dolor en algo positivo?

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

11/19/13

Talento

Estoy dando vueltas, de un tiempo a esta parte, acerca de lo que es el talento y de cómo se desarrolla. Se está escribiendo mucho acerca de este tema, de cómo captar personas con talento, de cómo mantenerlas en tu organización y que no se te escapen, de cómo se gestiona…y la verdad con bastante confusión.

 

He tenido la suerte de encontrarme con este trabajo de reflexión, que os presento a continuación sin hacer ninguna modificación, escrito por una joven de 17 años, que con mucho acierto clarifica en donde hay que poner el esfuerzo y las ganas para potenciar el talento que todas las personas tenemos.

 

Hoy en día el talento en la educación se asocia con ideas como: los buenos resultados académicos, el éxito en las actividades extraescolares o la capacidad de aprender algo antes que el resto de las personas o en este caso del resto de los alumnos del aula. Pero como bien dice la frase escogida para este articulo, la base del talento es la constancia. Hay personas que no coinciden con esta manera de ver el talento, ya que piensan que no es una capacidad que se consigue solo con el esfuerzo y constancia sino que es “algo con lo que se nace”, esto es, que es innato y se transmite de manera genética.

Un estudio científico realizado por el conservatorio de música de Viena, demostró que la facilidad musical demostrada en el primer año de curso por los alumnos en esta escuela musical nada tenía que ver con la capacidad o facilidad adquirida con el paso de los años, ya que no se relacionaban estadísticamente. Así pues, podemos afirmar que las capacidades musicales de cada uno de los alumnos eran debido al tiempo dedicado a la música, y no gracias a su talento innato para esta. Esto demuestra que el talento sin educación y perseverancia no es un talento sino una simple facilidad hacia esa materia, que si quiere ser transformada en talento debe ser explotada con constancia y esfuerzo.

Sin embargo, casos como el de Leonardo Da Vinci hacen dudar de si los verdaderos genios con talentos innatos existen. Ya que éste jamás acudió a la escuela, solamente recibió una formación básica sobre arte y cerámica de parte de su abuela y un maestro que lo acogió en su pequeño taller. Y, ayudado solamente por su persona, Leonardo consiguió llegar a ser uno de los grandes ingenieros de su época y de la historia. No es ese el único caso conocido de personajes que solamente con sus capacidades han sabido llegar a exprimir su talento, pero es uno de los más relevantes.

En conclusión, podemos afirmar que sin duda que existen casos de personas excepcionales como Leonardo Da Vinci que han podido llegar a lo más alto sin recibir ninguna educación, pero no podemos tomarlos a ellos como referencia, ya que son uno entre un millón. Resumiendo, el talento no se basa solamente en la genética o la facilidad que tenemos para ciertos aspectos, sino en la perseverancia y firmeza que tenemos en conseguir un propósito y que éste haga que desarrollemos nuestras capacidades con ayuda de la educación.” Maria Gonzalez de Mendibil, Batxiler 2-F

 

En definitiva hay que invertir en lo que somos buenos, potencial y realmente, y da lo mismo a través de qué herramienta lo hagamos (formación, competencias, equipos de innovación, de mejora, participación…) mientras tengas claro para que lo haces.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

10/15/13

Tomar decisiones

Tomar una decisión es cuestión de un segundo pero como ya te estás imaginando antes de ese instante han pasado muchas ideas, historias, sensaciones… por tu cabeza, de forma consciente e inconsciente.

 

El proceso racional que seguimos para tomar decisiones puede constar de cinco, seis y hasta siete fases dependiendo del autor/a al que consultes. Tienes por ejemplo a Browne W. que establece cinco fases: 1.- Definir el problema; 2.-Desarrollar alternativas; 3.-Valorar las alternativas; 4.-Elegir una de ellas; 5.- Tomar la decisión. A estas podemos añadir otra como encontrar la causa que ha producido el problema o elegir los criterios para valorar las alternativas. Estamos hablando de un proceso ordenado y lineal. Pero la realidad supera la ficción, como siempre.

 

Por ello me gustaría reflexionar sobre una serie de variables que influyen a la hora de tomar decisiones para dar solución a problemas complejos y que, independientemente de las fases que sigas a la hora de decidir, debes de tener en cuenta y que son tan importantes como el proceso en sí mismo.

La incertidumbre y el riesgo: cuando tomas una decisión nunca tienes la seguridad de que va a ser la acertada, porque estamos creando algo nuevo que no se ha llevado a cabo hasta ahora. Hay que asumir el riesgo.

Los datos y los hechos: conocer cuando se ha producido el problema, quien lo ha detectado, que consecuencias produce, donde se ha producido, a cuantas personas afecta, cuanto está costando…, todo esto ayuda a conocer lo que rodea a la situación a resolver, pero sobre todo a reducir la incertidumbre. En este punto tengo que hacer una advertencia, no te pierdas en recopilar datos, pocos y que te reporten información, se trata de tomar decisiones con la mayor garantía posible de éxito.

El tiempo: esta es la variable que siempre escasea y a la cual nos agarramos para tomar decisiones provisionales. Si de lo que se trata es de solucionar para siempre un problema el tiempo es una inversión, no un coste.

La intuición: no se si a tí te pasa, pero a mí de vez en cuando se me cruza una idea o se me enciende una bombilla en la mente, pero en seguida la descarto por seguir un proceso racional a la hora de tomar decisiones. Es un error, toma nota de esa idea, puede ser buena y no hay que descartarla nunca a priori.

La creatividad: esa habilidad que tenemos guardada bajo siete llaves en un baúl. Albert Einstein dijo que “no podemos resolver los problemas utilizando el mismo razonamiento que usamos cuando los creamos”. Se trata de producir algo donde antes no había nada.

 

Seguro que se te ocurren más variables que influyen en tu toma de decisiones a la hora de resolver problemas. Yo suelo seguir un proceso establecido y lineal, pero cada día me gusta más la anarquía organizada.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel

 

10/1/13

Colaboración, subcontratación

Esta muy de moda eso de colaborar, ya sea con otras organizaciones o dentro de la misma en la que se trabaja. Pero es más que una moda, es necesario, porque es imposible saber de todo.

 

Voy a empezar este post con la colaboración entre organizaciones. En mi opinión, colaborar con otra entidad viene de una necesidad previa (proyecto, conseguir una subvención, concurso de ideas, diseño de un nuevo servicio…) es decir trabajo con otras personas para conseguir un resultado, que por mí misma no podría realizar. Las organizaciones, en cualquier sector, necesitamos, en algunos momentos, de medios, conocimientos, personas especializadas, que no tenemos y que están en el mercado. Entonces nos ponemos en contacto con dichas personas u organizaciones y nos ponemos a trabajar de forma conjunta. Y es aquí, en el comienzo del trabajo de colaboración, donde debe de haber dos condiciones previas para que sea una colaboración:

  • Trasparencia absoluta y traspaso de información entre las entidades que van a trabajar conjuntamente. Como por ejemplo, objetivos, resultados previstos, presupuesto, clientes reales o potenciales…
  • Una muy buena organización del trabajo a realizar, el reparto de responsabilidades, quién se encarga de qué, para cuándo y qué va a cobrar cada organización en función de su trabajo. Es importante destacar a este respecto, que a mi entender, no tiene por qué haber la misma carga de trabajo entre las organizaciones o personas que van trabajar juntos, puede ser un 70% y un 30% o cualquier otra proporción.

Sin estas dos condiciones, estamos hablando, no de colaboración, sino de subcontratación a un proveedor. La relación por tanto cambia. En este segundo caso hay un cliente que necesita de un material, de un servicio… , el cual proporciona la información, que cree conveniente, y el precio para que el proveedor pueda realizar su trabajo. No tiene porque informar para qué cliente es, ni cuánto cobra por suministrar él a su vez sus productos, o en qué servicio de su empresa encaja lo que ha pedido al proveedor…etc. Esto no quiere decir, que esta relación no sea mutuamente beneficiosa para ambas partes, cliente y proveedor. Una parte suministra y otra compra. En este punto también tengo que destacar que hay organizaciones en los que los proveedores mantienen unas relaciones muy estrechas con sus clientes y forma parte casi de la empresa para la que trabajan, pero…siguen siendo proveedores.

 

Llegados a este punto, me gustaría hablar de la colaboración dentro de la misma organización, entre áreas, departamentos o dentro de la misma unidad, para resolver un problema o realizar mejoras. ¿Quién no ha dicho en algún momento – ¡Oh no!, me han metido en otro marrón con los del departamento tal o cual – ?. Desde mi experiencia, también este tipo de proyectos debe cumplir una sería de condiciones que igual te sirven si en algún momento tienes que poner en marcha un equipo de trabajo de este tipo:

1.- Las personas del equipo deben de tener conocimientos o experiencia sobre el trabajo a realizar. Yo siempre suelo decir que quien mejor sabe resolver un problema es quien lo sufre.

2.- Tiene que haber una persona que lidere el equipo, la cual no tiene que ser un jefe/a.

3.- Debe de estar muy bien organizado, con objetivos, con fases, plazos y bien documentado.

4.- La dirección debe y tiene que estar informada del avance y resultado del equipo.

5.- Las personas integrantes del Equipo deben estar formadas en metodología de equipos de mejora o en 8D disciplinas o en cualquier otro método.

6.- Hay que tener muy presente que si los integrantes del equipo están trabajando en el mismo, no están realizando su trabajo individual, por lo tanto no se les puede exigir lo mismo.

De otro modo, será una pérdida de tiempo, sin plazo de resolución, sin conocimientos, sin saber para qué te han convocado. En definitiva, si no sabemos a dónde vamos, seguro que acabamos en otro sitio.

 

Por lo tanto es necesario distinguir, si eres un proveedor o están trabajando en colaboración, y si pones un equipo en marcha o tienes la suerte de poder colaborar en alguno, hay que organizarlo muy bien desde el principio. Te vas a ahorrar muchos quebraderos de cabeza.

 

Que pases buena semana y gracias por recibir. Un abrazo. Isabel